Desde que un cliente nos sugiere la creación de un tipo de pan, empezamos a lanzar ideas en cuanto a sabores, ingredientes, formatos y texturas. A partir de ahí fabricamos una o varias muestras hasta comprobar que el resultado nos satisface. En ese momento lo trasladamos al cliente para comprobar si hemos acertado. En caso contrario rectificamos hasta hacerlo. Cuando el cliente nos valida un producto y en función del consumo estimado, nuestra fabricación será la equivalente a unos 10 días de consumo de ese producto, para que el cliente siempre pueda pedir pan de un día para otro.

Todos los productos que fabricamos siguen los mismos estándares de calidad. Nuestra producción se basa en procesos artesanales que se pueden resumir como sigue:

  • Producción propia de masa madre líquida (fermento líquido) para personalizar nuestro producto, darle sabor, aroma y mejorar su duración. Esta sería nuestra primera fermentación.
  • Hidratación de las masas con agua mineral.
  • Amasado.
  • Segunda fermentación de la masa en bloque (proceso similar al del vino u otros productos de fermentación)
  • División de la masa sin castigarla.
  • Tercera fermentación de la pieza acabada antes de hornear.
  • Cocción o pre cocción en función de cada tipo de pan en hornos de piedra o convección.
  • Ultra congelación y envasado.
  • Conservación
  • Entrega en vehículo frigorífico.